Transformación Digital

Julio 25, 2019

Las compras en línea van rápidamente en aumento. En México, sólo un 7% de los compradores en línea recurría al comercio electrónico semanalmente en el 2017.  Esta cifra aumentó hasta un 38% para las compras semanales en el 2018, 34% de manera mensual, y 16% cada dos o cinco meses.

Las compras en línea han facilitado los procesos de compras y los clientes son cada vez más exigentes. Ellos buscan un servicio personalizado, pero sobre todo buscan rapidez en el servicio, satisfacer sus necesidades de manera inmediata y obtener un valor agregado.

La transformación digital ya no es una alternativa para las empresas, se ha convertido en una condición para su crecimiento. Se necesitan implementar soluciones innovadoras para satisfacer al cliente que cada vez pide más. Para esto, es importante que las empresas replanteen su modelo de negocio, tomando en cuenta que este debe estar alineado con la estrategia del negocio como tal. Para que una transformación digital, o cualquier cambio a implementar sea exitoso, este siempre debe entender lo que esta transformación significa para la organización, qué implica, y cómo se alinea con ella, siempre teniendo presente cuál es el valor agregado que ofrecerá al cliente.

Dar inicio a una transformación digital, no equivale a la implementación de herramientas tecnológicas aleatoriamente. La tecnología nos dice cómo atacar un problema, pero no nos dice cual es el problema. Debemos tomar en cuenta que la empresa tiene un modelo de negocio, un modelo financiero y un modelo operativo, y que estos deben estar alineados.

  • El modelo de negocio indica qué ofrecemos al mercado, cómo lo vamos a producir, a quién se lo vamos a vender, cómo se lo vamos a vender y de qué forma vamos a generar ingresos. Es una herramienta de análisis que permite saber quiénes somos, cómo lo hacemos, a qué costo, con qué medios y con qué fuentes de ingresos.
  • Por otro lado, el modelo financiero incluye los objetivos financieros de la empresa, tanto a corto como a largo plazo, los planes de crecimiento y planes de reducción de costos.
  • Por último, el modelo operativo nos dice cómo operamos, cuáles son los planes de eficiencia en los procesos, planes para el aumento en la productividad, cómo es nuestra estructura organizacional, y qué necesitamos para que nuestra empresa funcione, de la mejor manera posible.

Gestionar procesos de cambio no es sencillo, requiere de conocimiento y liderazgo, pero sobre todo tener apertura al cambio y visión así como tener claro hacia dónde queremos llegar. La transformación digital ya nos ha alcanzado, y no es algo que se pueda seguir posponiendo, los usuarios ya la han vivido y las empresas también deben hacerlo si quieren seguir manteniendo una relación estrecha con ellos.